Olvídate de los focos.
Aunque estas en un Plató, nadie te mira.
Este es tu momento para disfrutar
de todos los sabores, dejarte llevar por las texturas
y ser, por un día, la estrella.

 

Bienvenido a Plató.